¿Qué es una obra urbana?

En nuestra primera actualización,  vamos a contar qué es una obra urbana, qué tipo de infraestructuras se esconden tras ellas y sobre todo intentar explicar como afectan a nuestra vida cotidiana.

Se dice que una obra urbana es cualquier trabajo enfocado a la modificación del entorno urbano. El objetivo de éstas el de servir de soporte para el desarrollo de otras actividades. En ocasiones se confunde con el término “obra pública”, esto es debido a que es el Estado el encargado de la construcción y mantenimiento del entorno urbano, asi como de sus infraestructuras.

Podríamos dividirlas en función de las infraestructuras que crean o modifican:

  • Infraestructuras del transporte: todas aquellas infraestructuras dedicadas a la movilidad de personas y vehículos.

– Terrestre: calles y carreteras (incluyendo todas las obras accesorio, como puentes u obras de drenaje).

– Marítimo: puertos y canales de navegación.

– Aéreo: aeropuertos

A-30

  • Infraestructuras energéticas: enfocadas al transporte de fuentes de energía.

– Redes de electricidad: alta, media o baja tensión; distribución y alumbrado público

– Redes de distribución de calor: calefacción urbana.

– Redes de combustibles: oleoductos, gasoductos.

– Otras: eólicas, térmicas, nucleares. Etc.

elect

  • Las infraestructuras hidráulicas

– Redes de agua potable: embalses, depósitos, tratamiento y distribución.

– Redes de desagüe: Alcantarillado o saneamiento y Estaciones depuradoras.

– Redes de reciclaje: Recogida de residuos, vertederos, incineradoras…

 sanea

  • Las infraestructuras de telecomunicaciones.

– Redes de telefonía fija.

– Redes de televisión de señal cerrada.

–  Repetidoras.

– Centralitas.

– Fibra óptica.teleco

  • Las infraestructuras de Edificación.

– Vivienda.

– Comercio.

– Industria.

– Salud: Hospitales, centros de salud…

– Educación: Colegios, institutos y universidades.

– Recreación: Parques y jardines.

– etc.

Estructuras_Edificación

En definitiva, se podría decir que es una obra enfocada al desarrollo de la vida en el entorno urbano, siempre teniendo en cuenta la sostenibilidad y atendiendo al posible impacto social o medioambiental.

Este tipo de trabajos suelen ser dirigidos por unos profesionales concretos, como somos los Ingenieros Civiles, Ingenieros Industriales o los profesionales de la arquitectura (Arquitectos o Arquitectos técnicos).

Durante el proceso de construcción de una obra de este tipo, pueden llegar a aparecer molestias e incluso entorpecer el buen funcionamiento de la vida cotidiana…a nadie le gusta que le abran la calle justo en la puerta de su casa, o que sierren el asfalto con una máquina infernal justo en la hora de la siesta…pero forman parte del propio proceso y es muy complicado eliminar este tipo de molestias, aun así siempre es posible paliarlas.

Para enfrentarse a los problemas que generan estos trabajos es necesario saber identificarlos, de esta manera podríamos diferenciar los siguientes dos tipos de molestia o problema:

Problemas que son inevitables: son molestias generadas por las obras, inherentes al propio proceso, como puede ser taladrar el anclaje de una tubería o las vibraciones generadas en la hinca o extracción de cierto tipo de entibaciones (unas placas, generalmente de metal, utilizadas para sostener el terreno de una zanja), cortes de agua y/o luz espontáneos o el corte de una carretera o vía principal.

Problemas que se pueden evitar:  son problemas generados por la ejecución de la obra que quizás no haya sido contemplado en la redacción del proyecto o por una elección equivocada del procedimiento constructivo, como puede ser rotura de determinados servicios existentes, como tuberías de abastecimiento de aguas. Fisuras que empiezan a aparecer en la fachada debido al movimiento o deslizamiento de la cimentación de tu casa, golpes en algún balcón por la utilización de una grúa inadecuada.

¿Qué hacer con estos problemas?

Los inevitables, son eso…inevitables, pero siempre es posible paliarlos e intentar que hagan el menor daño posible, nosotros proponemos como principal medida la información, el problema es siempre menor problema si sabes por qué está ocurriendo y cuanto dura.

  • Si sabes a qué hora empezarán a taladrar, sabes a qué hora no deberías echarte la siesta, cuando usar tapones para los oídos o auriculares.
  • Si sabes cuándo empezarán las vibraciones enfrente de tu casa, sabes el momento en que bajar los jarrones de tu casa de las estanterías.
  • Si sabes cuándo te van a cortar el agua, sabes cuando no es el momento de empezar a ducharte o ponerte con las labores del hogar. Si sabes cuándo van a cortar la luz, sabes cuando no debes ponerte a trabajar en tu pc sin una fuente de energía distinta a la de la instalación eléctrica.
  • Si sabes qué tramo de carretera van a cortar y cuanto va a durar, sabrás qué vías alternativas podrás utilizar para llegar a tu destino.

Los evitables, en estos nos encontramos con un grave desafío, saber que realmente son evitables, cómo enfrentarse a ellos y encontrar una solución.  Este proceso podría convertirse en un verdadero infierno, se podría decir que se sucederían una serie de fases un tanto desagradables…por un lado habría que ponerse en contacto con la empresa constructura, transmitirle el problema en cuestión, analizar los aspectos técnicos del proyecto para poder intentar llegar a un entendimiento ……y aunque ambas partes intentaran poner de su parte, sería muy complicado llegar al punto de equilibrio y es posible que el proceso termine en los juzgados.

 

Nosotros os proponemos soluciones para ambos tipos de problemas:

Para los inevitables: como decíamos, la información es la mejor herramienta, a través de nuestra web ofrecemos información constante del avance de la obra, de los hitos más problemáticos y en definitiva, cualquier información que pudiera ser de utilidad.

Para lo evitables: nuestro servicio directo, somos técnicos cualificados capaces de intermediar entre la empresa encargada de la ejecución de la obra, de identificar estos problemas “evitables” y buscar soluciones que beneficien a ambas partes.

  • Conocer la deformación del terreno en función de las fisuras que han aparecido en una fachada, muro o pilar; calcular y dimensionar posibles soluciones como el refuerzo del tablestacado o la construcción de un muro pantalla que aísle los esfuerzos que generan el asiento del terreno de la estructura de tu edificio.
  • Identificar los verdaderos problemas de rotura de servicios, propuestas en la modificación del trazado de la  actuación que está generando el problema, como una nueva red de saneamiento.

Todas estas mejoras o paliativos estarán siempre acogidos a la normativa municipal y buscando el buen entendimiento entre las partes.

Este es nuestro objetivo, mejorar el buen funcionamiento de los trabajos, prevenir problemas y encontrar soluciones que mejoren la convivencia entre empresa y ciudadano, sin ni siquiera tener que entrar en contacto entre las partes ya que nos ofrecemos como intermediarios en el proceso.

 

Deja un comentario